Historia de la Virgen de Caacupé: una devoción que nació en la guerra

La figura original de la Virgen de Caacupé nace a partir de un milagro que puso a salvo al indio José allá por 1600, pero la devoción se extiende recién 300 años después, a través de uno de los conflictos que marcó a Paraguay: la Guerra del Chaco. En esta nota te contamos cómo influyó aquella contienda en el fervor mariano.

Durante la Guerra de la Triple Alianza, la devoción a la Virgen de Caacupé no tenía mucha fuerza. Recién al término de la lucha armada comenzó a extenderse gracias a la figura del sacerdote Fidel Maíz (cordillerano), quien tuvo una participación muy polémica en la Guerra Grande. Sin embargo, se la veneraba solo en esa zona: Cordillera y algunas localidades cercanas, según explica el historiador Fabián Chamorro.

Años después, en la Guerra del Chaco, la figura de la Virgen de Caacupé se potenció y llegó a todos los rincones del país; ayudó el hecho de que los combatientes ya tenían una fe especial en la Virgen María. “María Auxiliadora fue nombrada Patrona de los Ejércitos (en la Guerra del Chaco). Los soldados, antes de subir al barco que los llevara al Chaco, recibían una medallita de María Auxiliadora, 70.000 se llegaron a entregar durante toda la contienda. Su figura seguía teniendo más importancia que la de Caacupé”, relató Chamorro a Paraguayología.

¿CUÁL TE GUSTA MÁS? Los nombres más populares en guaraní, mirá

En ese entonces, muchos comandantes paraguayos eran de Cordillera, como el caso de Gaudioso Núñez (de Caacupé), el mariscal José Félix Estigarribia (de Caraguatay) y el propio presidente de la República, Eusebio Ayala (de Barrero Grande). Todos ellos eran devotos de la Virgen de Caacupé y llevaron ese fervor al campo de batalla, donde los soldados conocieron su figura y comenzaron a rezarle.

Tropa paraguaya en Punta Rieles (a unos 60 kilómetros de la actual Loma Plata), durante la guerra del Chaco.

Una victoria dedicada a la Virgen

En el Chaco toma preponderancia la Virgen de Caacupé, en dos batallas muy importantes: la Batalla de Campo Vía, que fue la más importante que ganó en toda su historia el Ejército Paraguayo, y la Batalla de Yrendagüé.

La victoria de Campo Vía tuvo lugar el 11 de diciembre, pero los movimientos de tropa se habían iniciado ya unos días antes; muchos dedicaron esa victoria a la Virgen de Caacupé.

Padre Fidel Maiz, uno de los impulsores de la devoción a la Virgen de Caacupé.

“El hecho que sí ocurrió el 8 de diciembre, un año después, en 1934, fue la toma de Yrendagüé, una victoria muy grande también para el Ejército Paraguayo que significó la muerte por sed de miles de combatientes bolivianos. Uno de los pozos principales de Yrendagué fue bautizado como Virgen de Caacupé, justamente porque los combatientes le recordaron en esa victoria”, explicó Chamorro.

La aparición de la radio

Otro acontecimiento que ayudó a extender la devoción mariana fue la aparición del aparato de radio. La Segunda Guerra Mundial fue un hecho que la gente vivió desde su casa, con las radios. Cada hogar comenzó a tener una radio y a través de ella se potenció la celebración de la Inmaculada Concepción de María, que se festeja el 8 de diciembre. Así es como la devoción a la Virgen de Caacupé se vuelve nacional.

Fueron esos dos hechos principales, la Guerra del Chaco y la aparición de las radios en los hogares paraguayos, que ayudaron a que todo el Paraguay conociera sobre los milagros de la Virgen cordillerana. Pero lo que aportó emotividad a cada uno de los sucesos fue una canción que se hizo muy popular en la época: Tupãsy Caacupépe, letra de Félix Fernández.

LA PALABRA MÁS BUSCADA: ¿Qué significa rohayhu en guaraní?

La canción hace referencia a la conmovedora historia de una mamá que le reza a la Virgen de Caacupé pidiéndole que su hijo regrese de la Guerra del Chaco. Esta composición era casi como un himno al soldado que iba a la guerra y a su mamá, que quedaba esperándolo. Aunque actualmente algunos músicos la siguen entonando, con el tiempo la canción fue olvidándose.

Tupãsy Caacupépe

Che diosa che Tupãsy la Virgen Ka’akupe

Eñantende cherehe porque nde avei ko sy

Erekóva ne memby omanóva kurusúre

Yvypóra ohayhúre rejajáiva Tupãsy.

II

Pynandi che vallemígui amoî che akâ hoja

Ha che sy che rovasa ne rendápe ko ajumi

Aipota re jesaupi porque che avei ko sy

Arekóva che memby Chaco pyre gueteri.

III

El clarín ipuvove de esta patria paraguaya

Ndajuhúi va’ekue nde laja promesa ndéve adeve

Porque ógagui oveve che memby kuimba’emi

Oñepresenta oservi ipatria odefende.

IV

Tupãsy che mandu’a guyramíma ko oñe’ê

pe lunes pyhareve che memby pako opu’â

hatâite che añua che jopymi ijehe

ha che apysápe oñe’ê ja ahama ko mamá.

V

Ndajuvéiro sapy’a che mbokuarô boliviano

ku michivéva che hermano topyta che rekovia

ne mo maitei hara imitâramo jepe

taenkargamandi chupe ndajuvéi ramo guarâ.

VI

Iretengui akokuehe oescribi cheve ipaha

Oiko porâitente ha icarta pe omyenyhê

Techaga’u mante je ipy’are ojapokói

Pero ikatúnte vokoi Tupâsyre rojere.

Música: DIOSNEL CHASE

Letra: FÉLIX FERNÁNDEZ

Oración a la Virgen de Caacupé. Además, aquí podés leer la historia de cuando los militares brasileños le robaron su corona durante la Triple Alianza: http://bit.ly/3h35M19
Entrada anterior
Los piropos paraguayos más populares y otras admiraciones ingeniosas
Entrada siguiente
Pombero, el videojuego paraguayo que entretiene al mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú