¿Tenés hambre? Las 40 formas que podés decirlo en Paraguay

Seguro escuchaste “che vare’a”, pero también suele decirse “che vare’olla” e incluso de modo más dramático: “che ñembyahyi”. Aquí recopilamos las expresiones más frecuentes (y también sorprendentes) del paraguayo cuando quiere comida.

1- Mbói tambeádoicha che vare’a. Estoy tan hambriento como una víbora atada.

2- Che vare’a contra la ley. Tengo un hambre que transgrede toda legislación.

3- Che vare’a con devoción. Se trata de un apetito cuasirreligioso.

4- Che vare’ave mbói pikétegui. Tengo más hambre que una víbora de un piquete).

5- Che vare’a jefe. Tengo un hambre jefe.

6 – Aguereko peteï vare’a camionero. Tengo un hambre de camionero. Hay que preguntar a los amigos transportistas si esto realmente es así.

7- Che vare’ave ka’i Botánicogui. Tengo más apetito que el mono del Jardín Botánico.

8- Che vare’ave el Chávo del 8gui. Tengo más hambre que el Chavo del 8.

¿POR QUÉ PASA ESTO? Se niegan a bailar tango, no tocan violín y jamás hacen cecina

9- Che vare’ave una camionada El Chavo del 8gui. Tengo más hambre que una camionada de el Chavo del 8.

8- Aguereko peteï vare’a de novela. Tengo un hambre de telenovela.

9-Aime ha’u haguäicha cualquier oguapy vaívape. Estoy como para comer hasta a una que se sienta mal (En este caso, comer se usa en doble sentido, claro).

10- Intendente pyahúicha che vare’a. Estoy hambriento como un intendente nuevo).

11- Diputado pyahúicha che vare’a. Tengo tanta hambre como un nuevo diputado. Y dale con los nuevos…

12- Comisario pyahúicha che vare’a. Tengo hambre como un comisario nuevo.

13 -Che vare’a poderoso. Tengo un hambre poderoso. Esto suele ser muy cierto.

14- Che vare’a mundial. Tengo un hambre mundial. Vaya vaya…

15-Chejagarra peteï vare’a crónico. Me agarró un hambre crónico.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Pombero manso y otros 20 marcantes geniales

16- Che vare’a korocho. Tengo un hambre rugoso, áspero. Si no le ven el sentido, bueno, lo de “korocho” es un superlativo muy frecuente en el Paraguay.

17- Se terminó mi cocido. En el sentido de que se agotó la energía del cocido matutino. Ocurre con mucha frecuencia en las escuelas, sobre todo cuando hay actos culturales largos o desfiles.

18- Che vare’a kaka o che vare’a con tekaka. Tengo hambre cagada o tengo hambre con cagada. Puede que esto tampoco tenga sentido para algún extranjero, pero los paraguayos usamos mucho esta expresión para exagerar algo.

19- Carcelero pyahúicha che vare’a. Tengo tanta hambre como un recluso nuevo. Aparte de ser poca, la comida carcelaria también suele ser de escasa calidad y casi nulo sabor, según las quejas.

20- Che vare’a koko, che vare’a kokóma. Un hambre superlativo.

21- Che vare’a ha che sogue. Tengo hambre y estoy seco. Fea situación, desde donde se la mire.

22- Che ro’y, che vare’a, che sogue ha che vai. Es bastante más grave que el caso anterior: Tengo frío, tengo hambre, estoy seco y soy feo. ¡Hijole! Muchas desgracias terribles concentradas en una misma persona.

23- Che vare’a cañon. Un hambre de guerra, un hambre cañón tengo.

24- Che vare’ave Kénchogui. Tengo más hambre que el famoso Kencho.

25- Che rye kororöma. Mi estómago ya ruge. Como un león, sí. Se escucha y todo.

26- Areko peteï vare’a ruvicha. Tengo un hambre jefe.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Más de 50 ñe’enga paraguayos sobre borrachos

27- Che vare’ave soldado de guárdiagui. Tengo más hambre que un soldado de guardia. ¡Pobre!

28- Che vare’a tavy. Tengo un hambre tonto (o loco).

29- Che vare’avy. Tengo un hambre ligero. Así empieza.

30- Che vare’aiterei, che vare’aitereíma, che vare’aiterei rasa. Tengo muchísima hambre.

31- Che vare’a coquito. Tengo hambre coquito.

32- Mundial la che vare’a laja. La forma de mi hambre es mundial.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Las 8 expresiones más curiosas de los paraguayos

33- En su ser che vare’a. Tengo mucha hambre.

34- Che vare’a ro. Tengo un hambre amargo.

35- Che vare’a jeyma. Ya tengo hambre otra vez.

36- Mbarakaja oñemombo vaekuéicha che vare’a. Tengo hambre igual que un gato abandonado.

37- Ñembyahyi reko. El que lleva una vida o unas costumbres de hambriento.

38- Che vare’ave anguja tupaógui. Tengo más hambre que ratón de iglesia.

39- Che vare’a rembo. Tengo un hambre pene. Otra de las frases paraguayas insólitas, con certeza.

40- Che vare’a rembo kachi. Tengo hambre pene vagina. ¡No puede ser! Pero es así.

Entrada anterior
“Todo va a estar mejor”, la canción optimista que arrasa en la pandemia
Entrada siguiente
Los 21 tipos de políticos paraguayos más frecuentes (y el que ya no está)

2 Comentarios. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú