Trucos y secretos para aprender el idioma guaraní

El alfabeto oficial del guaraní (achegety) con sus 33 palabras suele convertirse en uno de los desafíos más duros para niños y jóvenes. Dos especialistas consultados por nuestra página dan las principales claves que pueden ayudar a los estudiantes y sus padres. Varios lectores también sumaron sus comentarios sobre la enseñanza de nuestro idioma autóctono.

Algunas frases en guaraní pueden llenar de ternura y derretir el corazón, mientras que otras quizás te lastimen en lo más profundo del ser. El guaraní es uno de los idiomas más dulces del mundo, pero también puede ser el más hiriente; esa es su particularidad y genialidad.

Aprender a hablar guaraní parece difícil, pero no es imposible. El problema, muchas veces, está en el método de enseñanza que se utiliza. Así como otros idiomas, más allá de la gramática o la teoría, se aprende conversando con los “guaraní parlantes”, a prueba y error.

Sin embargo, hay ciertos trucos que facilitan el proceso de aprendizaje o ayudan a entender a la persona que habla guaraní. El profesor David Galeano Olivera menciona algunos secretos del idioma:

1- Las vocales

El guaraní cuenta con 12 vocales, divididas en: 6 vocales orales (a, e, i, o, u, y) y 6 vocales nasales (ã, ẽ, ĩ, õ, ũ, ỹ). La presencia de las vocales orales y nasales de hecho ya marca diferencias fonéticas y, sobre todo, semánticas en la constitución de las palabras:

Pyta (talón, detener/se)      : che chepytarasy /// epyta upépe

Pytã (rojo)                            : pe karai ikamisa pytã asy

Oke (duerme)                       : Chive okehápe okororô

Okẽ (puerta)                         : emboty amo okẽ

O (sufijo de privación)      : Kame ohogue’o typycha hû imemby reviro’óre

Õ (húmedo)                         : umi ao he’õ gueterei

Pytu (aliento)                      : ha’i ipytupa iko’êvo

Pytũ (oscuro)                       : oky mboyvemi iñipytũmbásapy’a

El castellano, en cambio, solo posee 5 vocales (a, e, i, o, u), todas orales.

Profesor David Galeano Olivera, titular del Ateneo de Lengua y Cultura Guaraní, gran investigador de nuestro idioma y autor de numerosas obras sobre la materia.

2- El caso de la consonante “F”. (El guaraní parlante la sustituye por “S”)

En guaraní, la “F” es de poco uso, ya que no es un fonema propio del idioma. El hablante guaraní, cuando se trata de la “F”, acude al recurso de la sustitución. En guaraní, habitualmente la “F” es sustituida por la “S”. Así:

Fideo es sustituida por Sideo

Fiambre es sustituida por Siambre

Felipe es sustituida por Selipe

Filemón es sustituida por Silemón

Sofía es sustituida por Sosía

3- El caso de la consonante “L”

La “L” también es de poco uso en guaraní. Cuando se trata de la “L”, el guaraní hablante acude igualmente al recurso de la sustitución; es por ello que la reemplaza por la “R”. Así:

Almacén es sustituida por Armacén

Alto es sustituida por Arto

Alquiler es sustituida por Arquiler

Alcancía es sustituida por Arcancía

4- El caso de las consonantes compuestas

En el castellano es común el uso de consonantes compuestas; es decir, dos consonantes con una, dos o tres vocales en la misma sílaba. Ejemplos: bl, br, cl, cr, fl, fr, gl, gr, pl, pr, tl, tr. Por su parte, en el guaraní debe pronunciar palabras castellanas con cualquier consonante compuesta, por lo que se encuentra ante terribles dificultades fonéticas, viéndose obligado a acudir a la sustitución y adaptación. Ejemplos:

Problema es sustituida por Poléma

Indeleble es sustituida por Indeleule

Hablamos es sustituida por Aulamos

Imposible es sustituida por Imposiule

5- La acentuación

En el castellano predominan las palabras con acentuación llana, grave o breve; en tanto que, en el guaraní predominan las palabras con acentuación aguda. Este hecho es muy importante pues, al igual que todos los casos hasta ahora descriptos, tiene una incidencia notable y decisiva en la expresión del hablante. Ejemplos:

Vaca del castellano, en guaraní se pronuncia Vaka

Caballo del castellano, en guaraní se pronuncia Kavaju

Camisa del castellano, en guaraní se pronuncia Kamisa

Conserva del castellano, en guaraní se pronuncia Kosereva

Uso diario del idioma

El profesor Esteban Ortega, quien brinda talleres de guaraní y enseña en forma particular, considera otras tres estrategias para aprender el idioma:

1-Método de inmersión: Se trata de relacionarse con personas que hablan guaraní y utilizar diariamente el idioma para comunicarse. Así, con la práctica, se hace más sencillo fijar expresiones y formas de pronunciación.

2-Como segunda lengua: Partiendo de la base de que ya se cuenta con una lengua materna, se busca aprender el guaraní a través de talleres y cursos en donde profesor y alumno asumen responsabilidades compartidas. El mbo’ehára enseña el idioma a través de expresiones de menor complejidad a mayor complejidad, mientras que el estudiante debe demostrar voluntad y disciplina para avanzar en el proceso.

NO SON SILBIDOS: Son los piropos más ingeniosos

3-Estudiar la combinación de palabras: En el guaraní, las palabras se forman combinando partículas para expresar una idea; no como en el castellano, en donde existen palabras propias para cada cosa y cada caso. Por ejemplo, Amopotĩse (quiero limpiar), se compone de 4 palabras: A (primera persona), MO (partícula factitiva), POTĨ (raíz), SE (deseo).

Por qué cuesta tanto

Para el mbo’ehára Ortega, el mayor problema a la hora de aprender a hablar guaraní es que, por lo general, las personas no rompen su esquema mental y buscan traducciones exactas de lo que quieren expresar.

“Queremos contar algo exactamente igual al idioma que hablamos”, expresó. No se tiene en cuenta la particularidad del idioma y la construcción de las palabras, gramaticalmente distinta de otras lenguas.

MIRÁ: Rohayhu y las otras palabras más buscadas

Para comenzar a estudiar, es necesario partir de palabras conocidas e ir avanzando en base al objetivo establecido (aprender a hablar o enseñar).

Se cree que alrededor de 8 millones de personas hablan guaraní en el Sur de América: Paraguay (donde vive la gran mayoría de los hablantes), Argentina (sobre todo en Corrientes), Brasil (ciudades limítrofes), Bolivia (comunidades indígenas) y algunas zonas de Uruguay.

Poco antes de la publicación de este artículo, lanzamos un sondeo en nuestras redes sociales, obteniendo varios comentarios sumamente interesantes:

Entrada anterior
Los pobres Reyes Magos
Entrada siguiente
Los geniales aunque polémicos chistes de Cachique

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú