Karai Octubre, ¿una tradición creada por los españoles?

Karai Octubre es un personaje que llega cada año con su tradición del «jopara», un ritual de abundancia para espantar la miseria. Su origen sería una estrategia de los sacerdotes españoles para inculcar el sentido de la previsión a los nativos.

Descalzo, petiso, barbudo y con cara de pocos amigos; vestido como un campesino, incluyendo un sombrero de paja: así, palabras más, palabras menos, es descrito normalmente el Karai Octubre, este personaje que aparece cada 1 de octubre portando, además, un intimidante arreador de ysypo.

Aunque tiene su origen en Paraguay, la creencia se ha extendido a las provincias argentinas de Misiones, Corrientes, Formosa, parte del Chaco y Santa Fe.

Pero… ¿qué busca el Karai octubre? ¿y por qué aparece en esta fecha?

Una lección para ahorrar

Octubre es un mes muy complicado. La mandioca, el maíz, las frutas y la mayoría de los productos aún no están listos para cosechar, por lo que se transforma en un tiempo de carestía y solo las familias previsoras podrán enfrentar este momento sin sufrir demasiado.

Pero muchas veces esto no es así. Aunque muchos sostienen que es un mito presente ya entre los indígenas, esto no es así, sostiene el chef Vidal Domínguez Díaz, representante paraguayo en Gastronomía Tradicional y autor del libro de gastronomía “Asunción 1537”. El estudioso afirma que fueron los jesuitas quienes “crearon” el personaje, para inducir a que los indígenas sean previsores.

Karai Octubre, una tradición que recuerda cada 1 de octubre en Paraguay, con el tradicional «jopara»

Dominguez afirma que los guisados en base a poroto y locro ya se consumían en la región que actualmente ocupan territorios de Argentina, Paraguay y Bolivia. Sin embargo, la aparición del personaje Karai Octubre –que muchas veces estaba ebrio y observaba por las ventanas para ver si la familia tenía comida “es la forma que los religiosos encontraron para inculcar la importancia de tener granos guardados”, afirma Domínguez.

El plato se preparaba con lo que se tenía disponible: es decir el locro o el locrillo, el kumanda o poroto. Se le puede agregar verduras como zapallo, cebolla, zapallo y otras.

Cháke viene Karai Octubre

La tradición dicta que toda la familia debe sentarse junta al mediodía para disfrutar el jopara (mezcla). A esa hora, el Karai Octubre saldrá, como si fuera un inspector, a recorrer todas las casas.

La premisa de este personaje es simple: los hogares despreocupados, donde no se come en forma abundante o donde la comida resulta pobre, tendrán que soportar un tiempo de miseria y tristeza. En cambio, las familias unidas y que comen generosamente, recibirán la abundancia y la felicidad.

Pueden aparecer otras costumbres ligadas al 1 de octubre y al Karai. Por ejemplo, levantarse muy temprano y –con un arreador o cinto- pegar en distintos rincones de una habitación mientras se grita: “Esto es para que Karai Octubre se vaya de esta casa”. Así, según la creencia, la miseria saldrá huyendo aterrorizada y no volverá nunca a esa vivienda.

Otras de las costumbres reafirmaban la idea de abundancia. Por ejemplo, dejar un plato de comida en la puerta de la casa para que alguien lo llevara o, eventualmente, invitar a los vecinos con un plato de jopara.

La docente Teresa Cuttier, oriunda de Concepción, refiere que su padre, cuando aparecieron los nietos, tenía por costumbre disfrazarse con trapos viejos y ropas viejas encimadas y aparecer en la casa con una bolsa, en la que guardaba frutas u otros alimentos. Con estos, podía ir a la casa de otros vecinos a compartirlos.
En realidad, lo importante era que se comiera en forma abundante y que –además- hubiera mucha variedad.  Según la creencia eso es lo que acarrearía la fortuna, explica.

¿Cómo es el verdadero jopara?

Vidal Domínguez asegura que la cocina se va nutriendo de las influencias que va recibiendo y los españoles aportaron la preparación de quesos: de ahí surge el jopara quesu.
Incluso, hay quienes le agregan carne, para preparar un jopara so´o. Los nativos también podían agregar la carne de algún animal silvestre.

En todos los casos, uno de los secretos del plato es… la paciencia, ya que su preparación puede llevar toda la mañana, pues todos los ingredientes deben hervirse por muchas horas, para obtener su sabor inconfundible. El verdadero jopara –según a tradición- se debe cocinar en olla de hierro. Para el efecto, se debe usar leña o carbón. Para acompañar, está la infaltable mandioca, si es posible calentita.

El profesor Feliciano Acosta sostiene que también es posible apreciar alguna diferencia de preparación en cuanto a la región. En ese sentido, Cuttier, recuerda que en su cada tenían por costumbre agregar todos los restos de comida disponibles. Así, no era raro que el jopara de su familia tuviera, además de los ingredientes ya mencionados, arroz, fideos, arvejas, un trozo de puchero o un espinazo sobrantes de alguna comida anterior. “Lo importante es que fuera abundante, la olla quedaba bien abundante”, rememora en forma nostálgica.

El jopara chuchi

En la misma línea y más acá en el tiempo, aparece el “jopara chuchi”, dice Vidal Domínguez. «Chuchi» significa elegante, de alto nivel. Este plato tiene el agregado de ingredientes como chorizo, morcilla, panceta. El cocinero dice en forma risueña: “si hacen chipa con queso azul, ya cualquier cosa es posible”.

La tradición del jopara y del Karai octubre persisten, a pesar de los agitados tiempos que persisten. Así que quizás no lo preparemos, pero en cualquier local gastronómico, desde el más humilde hasta el más copetudo, seguramente tendrán su versión del jopara… y esperemos, por supuesto, que realmente nos sirva para espantar la miseria.

Referencias

-e´a.com.py

– https://isfdituzaingo-crr.infd.edu.ar/

Entrada anterior
«Kurupi», el llamativo nombre de dinosaurio en homenaje al genio de la sexualidad guaraní
Entrada siguiente
Así somos los paraguayos, según Latinobarómetro ¿estás de acuerdo?

1 Comentario. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú