Cachaca piru

Cachaca piru es la cumbia colombiana que empezó a escucharse en Paraguay en las décadas de los ’70 y ’80, en la explicación del DJ Miguel Angel Prieto. Al principio, las personas no conocìan la musica, pero habían escuchado el término «cachaca». Fue porque se había popularizado un tema llamado «El amor de Claudia», cuyo estribillo decía:
La cachaca tiene un Buey
La cachaca tiene un Buey
La cachaca tiene un Buey
Que lo llaman la Esperanza
Este tema del colombiano Guillermo Buitrago (1920-1949) fue popularizado por «La Sonora Dinamita» y otros grupos. Prieto explica que en los primeros tiempos, la música colombiana se escuchaba principalmente en barrio Obrero (Asunción). Eran famosas las promociones de la época que decían: «vuelve la cachaca al Atlántida», rememora Prieto.
Los temas más representativos de la cachaca piru son: Lero lero, La Chiricuta, Si supieras, Borracho, Los Sabanales, Rosa María, Beber y beber y los Cabellos cortos. También se incluyen: La Creciente y otros, explica por su lado el locutor y periodista Valeriano Domínguez, consultado por Paraguayología.
Posteriormente, en los ’90, llego la oleada mexicana de la cachaca, con Bronco, Topaz, Angeles de Charlie y otros grupos que tenían gran difusión a través del programa «Kchak», conducido por Hugo Javier, que posteriormente se convertiría en gobernador del departamento Central.
La cachaca piru o cumbia light (liviana) sigue concitando gran interés en el público paraguayo y son frecuentes los concursos, incluso por televisión que utilizan esta corriente musical. Uno de los bailarines más renombrados es Miguel Cino; sin embargo, algunos conductores tan serios como Carlos Marini también están encantados con el contagiante ritmo.

Entrada anterior
Tuku karu
Entrada siguiente
Levantol

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú