Maestra ména

Los maridos de las profesoras tienen fama de no ser muy agraciados intelectualmente. La frase completa es: «mba’e tavy maestra ména» (ignorante como marido de docente).

Otro prejuicio asociado frecuentemente a estos varones es la creencia de que no trabajan y son mantenidos por sus esposas mientras ellos se dedican a los cuidados del hogar.

También hay un dicho que alude al mismo tema: «Por su puesto, he’i maestra ména». Es un juego de palabras que reproduce la misma idea del supuesto interés económico que mueve a los varones que se emparejan con docentes.

Entrada anterior
Tavy extraño
Entrada siguiente
Tavyrón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú