Maestra ména

Los maridos de las profesoras tienen fama de no ser muy agraciados intelectualmente. Otro prejuicio asociado frecuentemente a estos varones es la creencia de que no trabajan y son mantenidos por sus esposas mientras ellos se dedican a los cuidados del hogar.

Entrada anterior
Tavy extraño
Entrada siguiente
Tavyrón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú