Mbarete

“Mbarete” significa fuerza. Habitualmente se usa como todo lo contrario a lo que establecen las normas. Se habla de que la ley del mbarete es una de tres principales en el país, juntamente con la del “vaivai” (así nomás, sin calidad) y la del “ñembotavy” (hacerse el desentendido), según la clasificación de Helio Vera.

El que aplica el “mbareteato” es considerado un “mbaretécho”, el personaje que se lleva las reglas por delante. Es un comportamiento prepotente que se manifiesta tanto en las pequeñas cosas como en los temas graves. Aquí entran las frases típicas como “no sabés con quien te estás metiendo”, “si mezquinas tu trabajo mas vale que hagas esto” y demás.

Es el que se salta la fila, el que no acepta la multa del agente de tránsito invocando sus contactos, el que pone la música a todo volumen y no atiende la quejas de los vecinos, el que tuerce la voluntad del juez con amenazas, etc.

Otro significado de “mbarete” se refiere al olor, generalmente al mal olor. “Imbaretete pio kóa” (qué fuerte es este), generalmente es una alusión a alguien que emite algún hedor. En otros casos se preguntará si se le habrá muerto adentro el ángel de la guarda, entre otras indirectas.

Un tercer significado tiene que ver con un elogio, muy utilizado por los jóvenes cuando dicen que algo o alguien está “mbarete”. Si se refiere a una persona quiere decir que es muy atractiva o sexy. Asimismo, la invitación a una fiesta puede ser “mbarete”. El mismo adjetivo se podrá aplicar a un equipo de fútbol muy bueno, etc.

Otro uso positivo del término es cuando se dice por ejemplo: “añua mbarete” (un fuerte abrazo), pojopy mbarete (un fuerte apretón de manos), “tetia’e mbarete” (excelente buen humor), “kuña mbarete” (mujer fuerte), etc.

El término “mbarete” es tan potente en el guaraní paraguayo que se utiliza como marca comercial de varios productos y servicios, así como para denominar sectores políticos inclusive.

Algunos dichos respecto al mbarete: “Imbarete… pero ijyvaguýpe” (es fuerte… pero debajo del brazo); “imbareteve jakare carnádagui” (más fuerte -en olor- que la carnada para atrapar yacaré). Aparte de estos ñe’enga que aluden al hedor, también se dice: “Arriero juru puku pohâ mbarete ryru” (hombre de boca alargada como envase de remedio potente). Al acto de alimentarse también se dice: “ohupi mbarete” (está alzando fuerza).

Entrada anterior
Omanoa rova
Entrada siguiente
Piru

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú