Vúrro ra’y

Hijo del burro; es decir, el burro pequeño. Se considera que el jumento solo es simpático cuando nace recién; cuando crece ya se va afeando. Así como en otros países, los refranes populares tratan muy mal al burro en Paraguay.

En general, se considera que es un animal muy terco, tonto y feo. No obstante, cuando es recién nacido puede ser simpático y hasta elegante: «Ichúkove vúrro ra’y ensilládogui» (es más elegante que un pequeño burro ensillado).

Entrada anterior
Tavy extraño
Entrada siguiente
Tavyrón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú