Tuicha akéta, he’i mondaha


Tuicha akéta hina, he’ije aipo omondaséva”, es un ñe’enga paraguayo (dicho popular) que significa: “Voy a dormir profundamente, dice el que planea robar”.
Con esta ingenua coartada, el ladrón pretende apartar de sí toda sospecha, dado que cuando ocurra el robo y empiecen las averiguaciones supuestamente todos ya estarán convencido  de que él no puede ser sospechoso: estaba durmiendo profundamente. El mismo luego lo anticipó ante todo el mundo.
Pero lo anterior tiene una simpática respuesta: “Ha che heta aporombuepotíta, he’i óga jára” (y yo voy a reventar a golpes, responde el dueño de casa, que obviamente entendió el mensaje del delincuente).
Otro refrán popular referido al tema dice: “Jaikove, he’i omonda’iva” (traducido: Sobrevivimos, dice el que roba poquito).
Ne’ira aguerovia, he’i mondaha oñemondáro” (aún no lo creo, dice el ladrón que fue robado), es otro ñe’enga sobre el tema.
Otra expresión es: “eje’úma, he’i mondaha” (ya se te comió, diría el ladrón). Además: “ojánte che póre, he’i mondaha” (se me pegó nomás por la mano, dice el malevo).
Ajedesatina, he’i aipo mondaha ojepilláro korapy ajénope” (me extravié, se excusa el vizcachero cuando se le descubre en propiedad ajena).
También se suele escuchar: “tengo la conciencia tranquila, he’i mondaha oñe’ēro télepe” (cuando el ladrón habla en la TV dice tener la conciencia tranquila). Aquí, más frases sobre ladrones:

Tu casa es mi casa, he’i mondaha” (el ladrón dice: tu casa es mi casa).«Imondave románagui»(más ladrón que una romana).
«Péapente voi ñasêta, he’i mondaha ojepilláramo» (en eso luego íbamos a salir, diría el ladrón que fue descubierto).«Imondave jagua parágui» (es más ladrón que perro de varios colores).
«Péa ndejorámane, he’i aipo oka’úvape  omonda va’ekue» (eso ya te ha de volver sobrio, dice aquel que le robó al borracho).
«No todo lo que brilla es oro, he’i popinda» (no todo lo que brilla es oro, diría el ladrón).
«Imondave anguja tupaógui»(más ladrón que ratón de iglesia).

Entrada anterior
Kure mano
Entrada siguiente
Hay tiempo para llorar, he’i Karãu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

Menú