Campana yvyra ha mboriahu plagueo avave nohendúi

Nadie escucha el tañido de una campaña de madera, ni los lamentos del pobre. La frase sintetiza la consabida indiferencia hacia los pobres en Paraguay.

Se asume la pobreza como una predestinación. Así proclama el profético “mboriahurã mboriahupáma, ricorã ricopáma” (el que va a ser pobre ya es pobre; el que va a ser rico ya lo es). Ver también “mboriahu”

Entrada anterior
Ejúna eñanimáro
Entrada siguiente
Paladar ku’e

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú