Dionoguarde

Una contracción de la frase «Dios nos guarde» utilizada en Paraguay. “Dionoguarde” una interjección muy común que se introduce en una oración cuando se va a enfatizar algo extraordinario, muy sorprendente o de miedo.
Es muy común cuando se quiere advertir sobre algún peligro. Por ejemplo: «ese arriero tenía un cuchillo, Dionoguarde, de 80 centímetros y muy filoso».

Otro uso podría ser: “Dionoguarde si fulano gana las elecciones y sube de presidente”. O bien, “si mengano entra en la cancha, Dionoguarde lo que va a ser el partido para el equipo contrario”.

Los usos de esta expresión para exagerar podrían ser: “Dionoguarde, qué calor que está haciendo”, “De dónde Sutana consiguió un novio Yam feo, Dionoguarde”, etc.

La versión paraguaya abrevia coloquialmente la conocida frase española: “Dios nos guarde y libre de todo mal”. O su similar: “Dios nos guarde y proteja”, etc.

Irónicamente, la expresión popularizada en Paraguay parece convertir una afirmación (Dios nos guarde) en negación (Dios no guarde), pero así es como nosotros hablamos.

Entrada anterior
Mango je’u ha vúrro ári jejupi gente apytépe ndajajapóvai
Entrada siguiente
Ambu’a

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

Menú