Pecho frío

En términos futboleros, se llama “pecho frío” al jugador que, quizás la mueve con la pelota en su equipo, pero que, en los momentos más candentes, más hendy, cuando las papas queman, arrugan, no existen, pasan desapercibidos. A nivel internacional, muchos etiquetan con ese término al mismísimo Lionel Messi, pero jugando con su selección, donde dicen no rinde tan purete como en su ahora exclub, el Barcelona, con el que conquistó 35 campeonatos y anotó más de 600 goles.
A nivel local, son muchos los que “gozan” de es título. Quizás al que más se lo identifica así es a Pablo Zeballos. Queridos por muchos olimpistas, odiados por todos los cerristas. A Julio Dos Santos también se le suele decir así, más desde el sector franjeado.
Curiosamente, el paraguayo Cecilio Domínguez fue ubicado en un “ránking” de “Los más ‘pecho frío’ destacados del momento”, en la página juanfutbol.com. El sitio dice que Ceci no apareció a la hora de la verdad en el América de México, donde jugó hace un par de años.
Pero mirá que el pechofreísmo también se aplica a clubes e hinchas. Es un juego de palabras al que siempre recurren los perros para cargar a los equipos o simpatizantes de algún club peloteril. Se llama “pecho frío” a tal equipo quizás de onda nomás, diciendo que no son tan guapos a la hora de la verdad. Entre hinchas es común que se trate de “pecho frío” a “colegas” que simpatizan con otros colores. En síntesis, cuanto más frío, más arruguéitor, gua’u. Ni qué Meteorología…

Entrada anterior
Tesapo’ê
Entrada siguiente
Páva láta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú