Sãmbuku

Es el que tiene la cuerda larga, literalmente. Se refiere habitualmente al preso que tiene privilegios de salir de la prisión. “Sâmbuku” es lo contrario de “sãmbyky”.

Solía ocurrir que algunos reclusos lograban su libertad a través de arreglos irregulares con los encargados. Actualmente, la ley permite las penas domiciliarias o la libertad ambulatoria.

Estas medidas alternativas son motivo de frecuentes quejas ciudadanas porque en la práctica no suele haber control para los presos domiciliarios.

Por ese motivo, muchos delincuentes -como el caso de los ladrones comunes- consiguen fácilmente volver a delinquir mientras supuestamente están con prisión domiciliaria.

 

Entrada anterior
Pelegrino
Entrada siguiente
Ndetujupaite

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú