¿Vino tu tío de la campaña?


Es burla clásica que se hace a los que se cambiaron bruscamente el corte de pelo o se cortaron recién el cabello. Se refiere a que presuntamente la persona no fue a una peluquería, sino que le agarró el pariente –posiblemente un peluquero improvisado- que vino del interior y le dejó en ese estado lamentable.

Los cortes desastrosos también suelen atribuirse a los peluqueros “mangoguy” o a los estudiantes del oficio que se ensayan por algún prójimo.

 

Entrada anterior
Pombero pypore ha pa’i contribución ndajahechávai”
Entrada siguiente
Astolado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

Menú