Haléro

Se le dice al entusiasta que anima a los demás sin implicar el esfuerzo propio. Generalmente su protagonismo no va más alla; es decir, es puramente la motivación o incitación para que otros actúen, de modo semejante a las hinchadas o barras que apoyan a sus equipos deportivos.

Una anécdota muy difundida es la de un muchacho que pretendía entrar sin pagar a un festival de música; como no le querían dejar pasar inventó que él era el «haléro» de los artistas que iban a actuar. El controlador le preguntó cuál sería su función, a lo que respondió: «Y… yo les digo ‘hale’ y ellos empiezan a tocar».

Entrada anterior
Pollada
Entrada siguiente
Purete

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú