Suplentear

«Suplentear» significa que un jugador va a estar sentando en la banca de suplentes en el partido. La mayoría de las veces el hecho de no arrancar de titular es causa de desmotivación del atleta. Significa que el director técnico considera que no hizo o hace méritos para estar en el onceno inicial. En otras palabras, okairo.
Hasta no hace mucho, si es que el suplente ingresaba en sustitución de un compañero durante el cotejo, era llamado “hombre de refresco”.  Porque entra gua’u como para darle “frescura” al equipo.
Muchos suplentes se hicieron célebres en la historia del fútbol. A nivel local, quizás el más famoso es el caso de Nelson Cuevas. A “Pipino” le tocó “suplentear” ante Eslovenia, jugando por la Albirroja, en el Mundial del 2002. Paraguay se estaba eliminando en la fase de grupos y el fernandino anotó dos goles, que significaron el avance a los octavos de final. “Pipino” también era eterno suplente en River de Argentina y un gol suyo ante Racing prácticamente selló el campeonato para las gallinas, en 2002, cuando entró en el segundo tiempo.
Un ñe’enga famosísimo sobre quienes no tienen la dicha de ser titulares es: “Si era yo, he’i suplente”.

Entrada anterior
Pichado
Entrada siguiente
Yacaré

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú