Tatá piriri

Chispas de fuego. Así se le dice al pedigueño: siempre anda solicitando efectivo. “Se te pega y te deja un agujero”, es la explicación.

Entrada anterior
Guaigui kasô
Entrada siguiente
Horchata

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú