Katî


“Katî” es catinga. Y se suele decir “katî nero” cuando es catinga en sumo grado. Ne= quiere decir mal olor; ro= amargo. Es fácil deducir el olor superlativamente desagradable que refleja esta expresión guaraní. Otra exageración habitual es: «katî nevu».
Un hombre con esos olores corporales será llamado “arriero katî” y la mujer con el mismo problema es “kuña katî”.
Además, se pueden utilizar varias de las frases paraguayas más utilizadas para dramatizar o enfatizar un hecho, como «ikatî formal», «ikatîve Kénchogui», «ikatî eterei», etc.
A menudo, la catinga se atribuye a los extranjeros, así como abundan alusiones a los «rubio katî» (rubios catingudos).

Antes de la masificación de los desodorantes industriales las personas usaban el popular “tanimbu” (ceniza) o el limón para neutralizar tales hedores. Incluso era frecuente mezclar ambos ingredientes, lo que creaba el folclórico “tanimón”; es decir, un desodorante hecho de tanimbu+limón.

Entrada anterior
Gallo mimói
Entrada siguiente
Ryguasu kuru

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

Menú